Experimentar en la empresa

Herman Marin
Escrito por: Herman Marin el 8/15/19 1:28 PM

El acceso inmediato a la información ha desestabilizado todos los modelos de negocio tradicionales y obliga a las empresas y a las personas a competir en nichos de mercado.

Es así como la experimentación se vuelve parte medular de la cultura de negocios del futuro, ayudando a la empresa a ser competitiva en una economía que cambia todos los días y en donde los clientes esperan un servicio personalizado. La gran pregunta es ¿cómo construir esa capacidad?. Hay cinco puntos clave que las empresas deben adoptar para construir una cultura de experimentación.

1. Definir qué es experimentar

Para empezar a experimentar es clave alinear conceptos en el liderazgo y en los colaboradores que trabajarán en las iniciativas. Este entendimiento en común crea un marco de trabajo que ayuda a la empresa a enfocar sus recursos en acciones concretas para aprender y formaliza el proceso. Lineamientos claros desarrollan autonomía en los equipos y empodera a sus miembros.

2. KPIs y objetivos claros

La experimentación tiene el potencial de generar mucha autonomía. Para evitar desenfoque en los equipos es importante trazar un norte claro a través de objetivos y métricas que muevan el negocio y democratizarlas a los equipos que participan de los procesos de exploración.

3. Definir los roles y sistema de gobernanza

Los líderes y los colaboradores que participen del proceso deben tener un entendimiento en común de cómo se toman las decisiones cuando hay casos extremos en el proceso de descubrimiento. El sistema de gobernanza ayuda a impulsar la colaboración entre equipos, y a tener una voz que guíe a sus miembros a priorizar los experimentos que contribuyan a estar más cerca de la meta.

4. Entendimiento en común de qué es hacer trabajo de “calidad”

Ya que la experimentación empodera a los colaboradores a través de un marco de trabajo con más libertades para innovar es clave determinar el mínimo de calidad que se espera en los entregables. Contar con un mínimo de calidad ayudará a evitar esfuerzos innecesarios y a no producir “resultados vanidosos” que no mueven el negocio.

5. Reflexionar frecuentemente del proceso

Experimentar es un proceso incierto que necesita madurar en el ecosistema de una empresa. Reflexionar sobre esta actividad cada cierto tiempo puede ayudarnos a ser más efectivos desarrollando iniciativas nuevas que aporten innovación al negocio.

 

¿Quieres impulsar una cultura abierta a la experimentación en tu empresa?

aceleracion-empresas-laboratoria

Tópicos: Habilidades del futuro, Artículo, Cultura de aprendizaje, Corporate

¡Suscríbete al newsletter!

Déjanos tus datos y recibe mensualmente actualizaciones de nuestro contenido.