2021: ¿Disminuimos o aumentamos brechas?

María Paula Rivarola
Escrito por: María Paula Rivarola el 2/2/21 5:13 PM

Artículo originalmente publicado en Gestión, Perú.

Estos primeros meses del 2021 nos han demostrado que, aunque estamos en un nuevo año, hay mucho de la pandemia que parece ser igual.

Las lecciones que tuvimos que aprender un poco “a la fuerza” en el 2020 nos permiten estar más preparadas y preparados ante un contexto que sigue siendo incierto, pero sabemos que todavía nos quedan retos por afrontar. Y si bien enero llegó con una complicada segunda ola en nuestra región latinoamericana, muchas y muchos seguimos mirando el futuro con esperanza y optimismo, pensando en que quizás la vacuna al final del túnel sí representa una luz. 

Este año tenemos mucho por hacer para que el coronavirus no nos golpee de la misma manera. El año pasado vimos cómo se frenaron desde proyectos personales hasta la economía entera de nuestra región, y cómo las brechas de desigualdad profunda que existen en nuestros países en vías de desarrollo quedaron aún más en descubierto. Es seguro que en este 2021 los y las latinoamericanas nos seguiremos reinventando para salir adelante, pero lamentablemente algunas tendremos que realizar muchos más esfuerzos. 

En pandemia las mujeres trabajan más y continúan ganando menos

La crisis sanitaria y económica ha afectado duramente a las mujeres en todo el mundo. Antes de la pandemia, las mujeres, en promedio, ya ganaban menos que los hombres, tenían menos ahorros y representaban la mayor proporción en los trabajos informales; lo que significó que tuvieran menos recursos para enfrentar las dificultades. Más aún, el confinamiento en el hogar, el teletrabajo y el cierre de guarderías y escuelas, han ocasionado que la carga de trabajo por labores domésticas se haya incrementado para la mayoría de las mujeres. 

Por otro lado, las mujeres ocupan solo el 39% del empleo global, y sin embargo el 55% de los puestos laborales que se han perdido desde que comenzó la pandemia pertenecían a una mujer. A nivel mundial, las mujeres tienen 1.8 veces más probabilidades de perder el empleo, y esto se incrementa incluso más en poblaciones en situación de vulnerabilidad. Además, 1 de cada 3 mujeres madres ha considerado despriorizar su carrera profesional o dejar por completo la fuerza laboral, a raíz de los cambios suscitados por el coronavirus. 

Las palabras mágicas: reconocimiento y flexibilidad

Frente a este panorama desalentador cada persona y organización puede hacer mucho. 

A nivel personal, el primer paso es reconocer que esta situación de desigualdad entre hombres y mujeres existe, para así poder comenzar a cambiarla. Cada una de nosotras/os puede empezar por hacer conscientes y cuestionar los estereotipos y sesgos de género, que muchas veces consideramos naturales. La razón por la que la carga del trabajo doméstico recae principalmente en las mujeres no ocurre únicamente en los hogares monoparentales que en su mayoría lideran madres solteras, sino en hogares donde conviven hombres y mujeres, niños y niñas, y en los que se espera que seamos nosotras quienes asumamos estas responsabilidades como algo natural y que corresponde a nuestro género. La realidad es que no debería ser así. Si cuestionamos estos roles y estereotipos tradicionales, podremos abrir la primera de muchas conversaciones sobre cómo podemos distribuir de mejor manera la carga de nuestros hogares. Desaprender lo que asumimos como parte de los roles de género estereotipados tendrá que ser un trabajo consciente y constante, que lograremos hacer mejor si lo hacemos en conjunto. Por ejemplo, actualmente en Estados Unidos, diversas organizaciones se han unido para solicitar al nuevo Presidente Biden un Marshall Plan para las madres, donde por fin su trabajo fundamental para la sociedad sea reconocido y pagado. Si esta medida logra hacerse realidad, seguramente pasará a ser recordada como un punto de quiebre para bien en nuestra historia. 

A nivel organizacional, también podemos contribuir reconociendo y cuestionando estereotipos y sesgos, pero hay más que eso. Cada organización funciona con su propia cultura y reglas de juego, y por eso será muy importante preguntarnos si estas responden a nuestra situación actual de crisis. Más que recomendar las mismas medidas para todas las empresas y para todas y todos los colaboradores, considerando que cada trabajo es distinto, la clave está en ser flexibles. Una cultura de confianza, seguridad y flexibilidad permitirá que cada colaborador y colaboradora en la empresa encuentre su propia fórmula secreta para navegar en estos tiempos difíciles. Además, para quienes somos líderes, preguntar, escuchar y canalizar lo que necesita nuestro equipo, será fundamental para generar un mejor ambiente de trabajo. Finalmente, debemos recordar que la flexibilidad debe ser para todas y todos, pues si queremos que las tareas del hogar sean repartidas equitativamente, entonces eso significa que los hombres también tendrán que reorganizarse. 

Dos problemas suman una oportunidad

Hace un poco más de seis años, Laboratoria nació encontrando una oportunidad en medio de dos problemas: la falta de talento (y sobre todo de talento femenino) para llenar los puestos de trabajo en el creciente mundo de la tecnología, por un lado; y la subutilización del talento de millones de mujeres latinoamericanas que no pudieron acceder a educación o empleo de calidad, por el otro. 

La pandemia nos ha puesto en una situación similar, donde nos vemos buscando oportunidades en medio de problemas y desafíos. Muchas personas y organizaciones han sido ejemplos vivos que nos han mostrado cómo hacerlo. Las Laboratorians, nuestras estudiantes y egresadas, son una muestra de ello. Desde marzo del año pasado hasta la fecha, 310 mujeres egresadas de nuestro bootcamp han conseguido un trabajo que ha marcado el inicio de su carrera en tecnología, y confiamos en que la cifra seguirá creciendo. Esta es nuestra apuesta por cerrar brechas, en lugar de incrementarlas. 

La revolución digital, que continúa a un ritmo incluso más rápido desde la pandemia, representa también retos y oportunidades. Hoy tenemos la responsabilidad de lograr que esta revolución sea diferente a las demás que han ocurrido en nuestra historia como humanidad, y que esta vez sí cuente con la participación de nosotras, las mujeres, y de todas las voces que representen la diversidad que existe entre todas las personas, y que es clave para que sigamos adaptándonos e innovando. 

Si tú también quieres ser parte de disminuir las brechas en este 2021 y necesitas talento para tus equipos de tecnología, te invitamos a conocer a nuestras egresadas, talento tech femenino para tu empresa, talento para el cambio. 

Nueva llamada a la acción

 

Fuentes y más información: 

https://www.bbc.com/worklife/article/20201021-why-this-recession-disproportionately-affects-women

https://www.mckinsey.com/featured-insights/future-of-work/covid-19-and-gender-equality-countering-the-regressive-effects#

https://www.equiposytalento.com/noticias/2020/12/01/las-10-grandes-tendencias-de-recursos-humanos-en-2021/

https://forbes.co/2020/11/04/forbes-women/para-que-la-equidad-de-genero-en-latinoamerica-en-un-ano-de-crisis/

https://forbes.co/2020/10/08/mujeres-poderosas-2020/mujeres-poderosas-como-estan-y-que-viene-para-la-equidad-de-genero-en-las-empresas/

https://interactive.unwomen.org/multimedia/explainer/covid19/en/index.html?gclid=Cj0KCQiA48j9BRC-ARIsAMQu3WRRlA4o2vICJo8CBwyL2XZuPWytyIE50FuYmns2zpupkITjHEUbsgkaAn6dEALw_wcB

https://www.mckinsey.com/featured-insights/diversity-and-inclusion/women-in-the-workplace 

https://www.marshallplanformoms.com/

Tópicos: Diversidad e Inclusión, Habilidades del futuro, TalentoParaElCambio, Placement

Frame 176 (2)