1ro de Mayo del 2020, un día -y un año- para reinventarnos

Escrito por: Ezequiel Muñoz el 5/1/20 12:40 PM

El día del trabajador nace en Chicago el año 1886 en una huelga de trabajadores que buscaban mejores condiciones laborales, porque, entre otras cosas, registraban horarios de trabajo de más de 16 horas diarias. Este día terminó con la lamentable matanza de dichos trabajadores. A excepción de sus inicios y fechas icónicas enmarcadas en la gran depresión o guerras mundiales, el Día del Trabajador (y la Trabajadora) es un día que normalmente sucede sin angustias para la mayoría, donde más bien descansamos de nuestras jornadas laborales. Sin embargo, hoy, después de varias décadas, vuelve a ser un día difícil, con mucha angustia para millones de personas en el mundo. Según la ONU ya 4 de cada 5 trabajadores y trabajadoras a nivel mundial están afectado/as económicamente y en el mundo se estima que en solo 3 meses se perderán aproximadamente 195 millones de empleos de tiempo completo. Sí es, leíste bien, 195.000.000 personas lamentablemente perderán sus trabajos según el último informe de la OIT. 

Claramente, este contexto, no es muy alentador. Probablemente tú o un cercano ya están sufriendo las consecuencias del actual paso del COVID-19. Eliminaron beneficios, redujeron el salario, congelaron el contrato de trabajo o, peor, el empleo simplemente ya se acabó. Y, por otro lado, si tienes el privilegio de estar trabajando, puedes ver la avalancha de incertidumbre y especulación que está pasando por encima de todas las empresas del mundo, dejando una imagen de un futuro completamente incierto. 

Pero hay esperanza.

Existe esperanza porque somos humanos, y hoy más que nunca, esto nos está quedando muy claro. Y, hay que recordar siempre que el humano tiene el potencial de reinventarse infinitamente. Son aquellas personas y empresas que entienden y se acercan a lo que genuinamente nos hace seres humanos, quienes transformarán las crisis en oportunidades, los problemas en preguntas a resolver y la incertidumbre en una herramienta de crecimiento.

Hoy, hay empresas que nunca habían tenido una sola videollamada funcionando 100% remoto. Embotelladoras que se transformaron en fábricas de Alcohol gel y otras empresas están destinando sus recursos a generar innovación para luchar contra el COVID-19. También hay un grupo de empresas que está rediseñando sus canales de venta llevando al siguiente nivel el servicio online y muchos otros ejemplos que son bien alentadores. En el fondo, las empresas se están adaptando a este contexto de cambio, tanto sus clientes, como sus proveedores y trabajadores están en un contexto de distanciamiento social y todos los cambios observables son un evidente esfuerzo de buscar producir valor de forma continua.

Probablemente, en 10 o 15 años, retrocedamos hasta el 2020 y lo veamos como un punto de inflexión en nuestra sociedad, donde las ideas y los emprendimientos más importantes del futuro nacieron gracias a esta crisis. Las generaciones serán más conscientes con una educación basada en valores humanos, las empresas que estaban más abiertas a la experimentación en el 2020 disfrutaran de su impacto positivo en la sociedad y estudiaremos cómo fue el COVID19 quien se encargó de sacar a empresas y sociedades del status quo de lo que hoy llamamos “Transformación Digital” que siempre se anunció pero nunca llegaba. Pero lo más importante, observaremos el pasado y entenderemos lo crítico e impactante que fue para la sociedad pasar por una crisis como esta. 

Hay quienes tildarán este tipo de opiniones como optimistas, y en efecto lo son. El optimismo, no es necesariamente distinto u opuesto a ser realista. De hecho puedes ser realista y optimista al mismo tiempo. Ser realista es, por ejemplo, confiar que los escenarios esperados por especialistas se cumplan. Ser optimista es pensar, que pese a todos esos resultados, el futuro será mejor. El optimismo, no tiene que ver con los resultados, tiene que ver con la actitud que tomas frente a ellos.

Hoy, 1ro de mayo del año 2020, Día del Trabajador y de la Trabajadora, nos encontramos con una decisión importante que tomar en nuestras vidas: Rendirnos o reinventarnos. En Laboratoria tenemos un mantra tanto para nuestras estudiantes como para nuestro equipo: “Hazlo, y si tienes miedo, hazlo con miedo”. La vida está llena de nudos o garabatos, que en un principio asustan, pues no sabemos en qué pueden terminar, pero a medida que aprendes a navegarlos, empieza a desatarse y la certidumbre comienza a aparecer, al igual que las oportunidades de poner en práctica lo aprendido en este proceso. En palabras simples, abraza la incertidumbre como una aliada y no como enemiga. Es por esto que quiero terminar con algunos mensajes.

Empresas, si hoy están tremendamente afectadas, confíen, confíen más que nunca en el potencial de quienes están hoy trabajando con ustedes, otorgarles la capacidad de redescubrir el negocio y faciliten ese camino incierto. Utilicen este momento para dar un golpe a la cultura de trabajo, no habrán tantas oportunidades de tocar fondo y reconstruirse como hoy, para así crear una cultura de aprendizaje que tenga un liderazgo con un norte claro y empodere al talento para que juntos puedan navegar lo incierto. Hoy es el momento de reinventarse a través del talento.

Trabajadores y trabajadoras, si sus tareas se han visto disminuidas o modificadas y sienten que todo se viene encima, hoy más que nunca es tu oportunidad de sacar a la luz esas capacidades que tienes escondidas, esa fortaleza que aún no florece. Esta crisis no es más que un escenario para que crezcas como profesional y aprendas a aprender para desarrollar tu mentalidad de crecimiento. Aduéñate de este proceso, es momento de salir de la caja y reinventarte. Se un agente de cambio

Personas que están en la lucha por encontrar un trabajo, reflexionen, entiendanse 10 veces mejor que lo que se entienden hoy, conozcan sus miedos, sus debilidades, pero por sobre todo, comprendan y refinen sus fortalezas y abran paso a las llamadas habilidades del futuro (habilidades emocionales: empatía, comunicación, colaboración, escucha y mantener una mente abierta al cambio). Reinventate. No dejes que tu título te defina y cierre tu mente ¿quién dice que si estudiaste veterinaria o psicología no puedes vender o aprender a programar? ¿quién dice que si no estudiaste ingeniería comercial no puedes montar tu propio negocio hoy? Y sobre todo, no dejes que el síndrome del impostor te gane. Puede que hoy te está tocando sufrir el día a día, pero siempre ten la mirada puesta en el futuro, porque eventualmente llegará. 

Nelson Mandela esperó 37 años en la cárcel y una de sus primeras frases al salir fue: “La grandeza de la vida no consiste en no caer nunca, sino en levantarnos cada vez que caemos”. Hoy esta frase está más que vigente, porque la esperanza viene de la capacidad que nosotros tenemos de levantarnos y aprender para volver a intentarlo. Y esa esperanza es mucho más contagiosa que cualquier pandemia.

Durante Mayo, estaremos conversando en Laboratoria con líderes empresariales y personas muy talentosas sobre las habilidades que requerimos como personas y organizaciones para reinventarnos y ser #TalentoParaElCambio. Esperamos que se unan con opinión a esta conversación y nos brinde optimismo, esperanza y ganas de reinventarnos.

Ahora sí, para finalizar, espero que si hoy tienes la oportunidad de estar leyendo esto, estés bien y tus cercanos también lo estén. Y además, espero que desde hoy tomes una actitud optimista y contagies esperanza en tu entorno.

talento-para-el-cambio-atrevete

Tópicos: Diversidad e Inclusión, Artículo

Únete a la comunidad