¿Está el diseño relacionado con la desigualdad de género?

Camila Riscanevo
Escrito por: Camila Riscanevo el 1/11/22 9:00 AM

Recientemente leí algo impactante. Según el informe Global Gender Gap de 2021, nos llevará casi 136 años cerrar la brecha de género en todo el mundo, después del gran colapso de la pandemia.

Puedes leer el reporte completo aquí

Eso significa que si no nos apresuramos a hacer algo, identificarnos como mujeres se seguirá percibiendo como inferior. Seguiremos recibiendo menos oportunidades educativas y laborales, que incluyen salarios más bajos que nuestros homólogos masculinos. Será menos probable que nos sintamos seguras en el lugar de trabajo o incluso que tengamos menos libertad para tomar decisiones sobre nuestro cuerpo durante más de un siglo. ¿Podemos esperar tanto tiempo? Por supuesto que no.

Vivimos en un mundo donde la tecnología juega un papel importante en nuestras vidas, pero viene con una gran brecha de género en la fuerza laboral. Quienes construyen, crean y dan forma a todos los algoritmos, softwares, espacios digitales y robots que alimentan nuestras economías también definen cómo se ve y funciona nuestro mundo. Sin embargo, solo 3 de cada 10 personas que trabajan en tecnología son mujeres, por lo que básicamente vivimos en un mundo que no ha sido diseñado para nosotras o por nosotras.

El gran problema de los equipos homogéneos que han ido configurando la Tecnología es que todos piensan de la misma manera. Un punto de vista predominantemente masculino influye en el enfoque de diseño de la mayoría de las cosas que hacemos o tenemos hoy. Un buen ejemplo de esto es el sistema de reconocimiento de voz de Google; su precisión para reconocer una voz femenina podría ser un 26% menor que la de una voz masculina. Este es un sesgo de género claro y significativo que destaca la importancia de tener equipos más diversos en nuestros entornos de trabajo. Se puede crear un Diseño más inclusivo a partir de equipos cada vez más diversos, incluidas más personas de diferentes géneros, etnias, orígenes y habilidades, que nos ayuden a romper las barreras y los prejuicios que afectan el proceso de Diseño en la actualidad.

Además de los equipos diversos, también necesitamos involucrar más personas diversas en nuestro proceso. Si nunca nos acercamos lo suficiente al gran espectro de seres humanos que utilizarán y serán afectados por nuestros productos o servicios, perpetuaremos el punto de vista hegemónico del Diseño que ha sido tan dañino para nuestro contexto. Diseñar para la diversidad no solo tiene el poder de impactar de manera positiva a más seres humanos sino que también refleja cómo son realmente las personas. Todos los seres humanos crecen y se adaptan al mundo que los rodea, por eso deberíamos hacer que nuestros diseños lo reflejen de una manera más precisa que la que hemos visto durante varias décadas.

En este punto creo que el Diseño es clave, porque el Diseño en sí mismo es un acto político, y para producir cambios que hagan del mundo un lugar mejor en el futuro, debemos actuar con total conciencia de nuestra responsabilidad actual. Nuestro trabajo de Diseño, pequeño o grande, siempre tiene un impacto, moldeando valores y rituales que podrían transformar y afectar a las personas, sus comunidades y el entorno de las generaciones futuras, por ende, debemos considerar las repercusiones de nuestras elecciones y tener siempre en cuenta todos estos factores en nuestro trabajo diario. Eso no será una tarea fácil.

Michelle Obama dijo una vez:

La medida de cualquier sociedad es cómo trata a sus mujeres y niñas”

Esto nos inspira a seguir reconociendo nuestro poder y lugar en el mundo. Es nuestra responsabilidad (no solo de las mujeres) seguir luchando por la igualdad y diversidad, utilizando la enorme lista de argumentos y pruebas, en vez de quedarnos al margen en la apatía o el ego. Incluso con todos los miedos e inseguridades que todavía llevamos dentro, debido a la forma en que el mundo ha sido diseñado, aún debemos trabajar para reducir la brecha de género y continuar apoyando iniciativas.

Iniciativas como Laboratoria, una organización sin fines de lucro que está ayudando a mujeres de diferentes rincones de América Latina, incluyéndome a mí, a ser parte de la Industria Tecnológica. Esta comunidad me ha enseñado a abrir puertas y dejarlas abiertas para la intrépida nueva generación de mujeres que están por llegar.

Entonces, ¿está el diseño relacionado con la gran brecha de género? Definitivamente. Como Mike Monteiro mencionó una vez en su libro, Ruined by Design: “El mundo no está roto. Funciona exactamente como fue diseñado. Y somos nosotros quienes lo diseñamos ”. En consecuencia, estamos en el centro donde se toman las decisiones y podemos elegir hacerlo bien, hacerlo mejor, hacerlo de manera más inclusiva y justa, o al menos intentarlo tanto como sea posible.

Hoy en día formo parte de un equipo de Diseño donde el 41% son mujeres, pero también están los equipos de desarrollo donde el promedio de mujeres es solo del 12%, por lo que las compañías deberían considerar modificar el proceso de selección, crear espacios para hablar sobre el sesgo inconsciente de género en el día a día y otras iniciativas que nos ayuden a construir una mejor igualdad. Obviamente, es más fácil escribirlo o leerlo que simplemente hacerlo, aun así, tener conciencia de ello es un buen lugar para comenzar, pero tenemos que actuar rápido, no podemos esperar otros 136 años para que suceda.

Artículo originalmente publicado en Zemoga Insights.

Si quieres ser parte del equipo Zemoga, puedes ver todas las vacantes abiertas aquí: https://marketing.zemoga.com/jobs-fed-ux-2022 

Tópicos: Diversidad e Inclusión, Mujeres en tecnología, Diversidad, Inclusión, UX Designer, Mujeres en STEM, Talento Diverso, Igualdad de género, Diseño

¡Suscríbete al newsletter!

Déjanos tus datos y recibe mensualmente actualizaciones de nuestro contenido.

Temas que te pueden interesar

Ver más
Frame 176 (2)

Descubre más